Todo lo que necesitas saber de la buganvilla

La buganvilla o bougainvillea es una trepadora muy apreciada por sus vistosas flores, que encontramos en muchos colores distintos. Es muy resistente a la sequía, al calor y a la salinidad, pero en cambio no tolera las heladas. La buganvilla puede alcanzar los ocho metros si la plantamos directamente en jardín, aunque también se puede cultivar en maceta. Eso sí, tenemos que tener en cuenta que sus raíces son muy sensibles y se puede deteriorar con los trasplantes.

Hola Greenlovers, ¿Cómo lleváis la semana? ¿De vacaciones, a punto de cogerlas, trabajando,…? sea como sea aquí estamos una semana más para hablaros de plantas. Esta semana le toca a la reina de más de una fachada española, la Buganvilla.

¿De dónde viene?

Las buganvillas vienen originariamente de Brasil, pero se han extendido por todas las zonas cálidas del mundo, creciendo incluso en las zonas más secas de los países de Oriente Medio. En las zonas mediterráneas cálidas se desarrollan estupendamente en el exterior.

¿Qué especie o variedades son las mejores?

Las que mejor aguantan a las bajas temperaturas son las clásicas de color lila: la Bougainvillea glabra o sanderiana, que tiene pinchos. Esta variedad puede aguantar bien una helada siempre que no sea muy prolongada. Esta Bouganvilla, es también la más resistente a la sombra, pues florece aunque esté orientada al este. Las variedades de color blanco, naranjas, amarillos y rojos necesitan más luz y más calor. Estas variedades debes plantarlas en lugares resguardados de las corrientes de aire y muy soleados. 

Actualmente se han puesto de moda las Buganvillas tipo árbol, que no necesitan ser plantados al lado de una pared. Si la vas recortando para mantener su forma tendrás un fantástico arbolito que florecerá durante buena parte del año.

¿Dónde la pongo?

A pleno sol, en el exterior. La buganvilla se considera una planta trepadora, pero en realidad ella sola no emparra; necesita que la ayudes mediante alambres o atando sus ramas a una celosía para que se aguante. Esto en el fondo es una ventaja, porque no daña la pared como hacen otras trepadoras agresivas como la hiedra o el ficus trepador, que tienen raíces aéreas. Lo mejor es poner la planta directamente con la caña que le sirve generalmente de soporte cuando la compras, apoyada en la pared, y clavar unos cáncamos para aguantar un alambre que recorra la pared de lado a lado por la parte exterior de la planta.

¿Cómo la riego?

En verano debes regalarla a diario. Cuando bajen las temperaturas, reduce la frecuencia de riego paulatinamente. En invierno riégala un par de veces por semana. Hay que tener cuidado con no mojar las hojas al regar, ya que es propensa a la cochinilla. 

¿Cada cuánto la abono?

Abónala tres o cuatro veces al año, en las épocas de crecimiento. Si la tienes plantada en el suelo vivirá con muy poco o incluso ningún tipo de abono, porque alarga sus raíces para captar los nutrientes del suelo, pero en una maceta, pese a ser una planta muy poco exigente, deberás ponerle los nutrientes que necesita para crecer.

 

¿Se debe podar?

Puedes podar las ramas que te molesten en cualquier época del año. Lo mejor es recortarla bien cuando acabe de florecer para quitar las flores secas y dejarla a la medida que consideres oportuna según el espacio que dispongas.

 

La bougainvillea es solo una de las grandes trepadoras en las que estamos especializados en Vivercid, si quieres saber más puedes descargarte nuestro catálogo de trepadoras. Si tienes alguna duda no dudes en dejárnoslo en comentarios.

Feliz semana GreenLovers 🙂

 

¡Déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba