Mermelada de flores de pensamiento ¡Una receta fácil y sabrosa!

Los pensamientos son, sin lugar a duda, la planta por excelencia del otoño y del invierno, gracias a su increíble resistencia al frío. Alegran nuestros jardines mostrando sus flores en todo su esplendor con una gran variedad de colores.

Al contrario que la mayoría de plantas con flor, el pensamiento florece en otoño perdurando todo el invierno, y con la llegada del buen tiempo, la planta empieza a marchitarse.

Una planta con leyenda e historia, con un gran vínculo con la poesía romántica, conociéndose que tradicionalmente esta planta estaba relacionada con el día de San Valentín, donde era utilizada como ingrediente de pociones de amor. Además, según cuenta la leyenda, si colocabas un pensamiento encima de alguien que estaba dormido, cuando se despertara éste se enamoraría de la primera persona que viera.

Dejando a un lado su historia y leyenda, el pensamiento ha sido utilizado como remedio natural desde hace 2 siglos. La infusión de pensamiento era recomendada para tratar el asma, la epilepsia, bronquitis, así como la cistitis por su uso diurético.

Por otro lado, una función que en la actualidad continua en pleno auge, es la de sus aplicaciones gastronómicas, y es que, las flores del pensamiento son comestibles con un sabor suave y dulce, empleándose como condimento para ensaladas, tortillas, pastas, quesos, vinagretas, o mermeladas, y siendo una opción más que recomendable para los paladares más sibaritas.

Una receta muy famosa es la de jalea de flor de pensamiento. ¡Una receta muy fácil y sabrosa!

JALEA DE FLOR DE PENSAMIENTO

INGREDIENTES

  • 5 limones
  • 6 láminas de jalea deshidratada sin sabor
  • 150 grs. de azúcar
  • Pétalos de pensamiento (también podrían utilizarse los pétalos de viola en su lugar).

PREPARACIÓN

En primer lugar se pelan los limones, poniendo las cáscaras a calentar en medio litro de agua, seguidamente, se le añade el azúcar.

Antes de que llegue a hervir se saca del fuego, y se deja reposar durante 15 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, se cuela.

Por otra parte, se ponen a remojo las láminas de jalea en agua fría, luego se comprimen y se añaden al agua que había retirado anteriormente con limón y azúcar. Se debe dejar hasta que las láminas se disuelvan por completo en el agua. Una vez disueltas, se añade el zumo de los limones.

El recipiente donde vayamos a colocar la mezcla, se debe humedecer por dentro y forrarse con los pétalos de pensamiento. Tras esto, ya podemos volcar la mezcla que hemos creado anteriormente y colocarlo en el refrigerador.

¡Y ya tenemos nuestra jalea de flor de pensamiento!

 Sin duda, el pensamiento es una flor muy completa, desde su tradición e historia hasta sus aplicaciones gastronómicas.

Amarillos, naranjas, púrpuras, rojos, blancos…Los tenemos en todos los colores, y son perfectos para llenar de alegría nuestros jardines en está época.

Si lo tuyo son las mermeladas, ¡No te pierdas nuestro blog en el que explicamos la receta de mermelada de kumquat!

Éstas plantas y muchas más las podréis encontrar en nuestro catálogo de plantas. Si tenéis cualquier duda dejadnos un comentario 😉

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: