LIMONERO, UNA PEQUEÑA GUÍA PARA SU CUIDADO

Son muchos los amantes de los cítricos hoy en día. Es por ello que, hemos querido dedicar un artículo entero a uno de nuestros cítricos estrella: el limonero (citrus limon).

Tener una árbol limonero en una terraza puede ser un verdadero lujo. Además de ser una planta de hojas brillantes, nos regala sus frutos, muy útiles en la cocina mediterránea. Y no solo conformándonos con eso, es una planta que no requiere de un cuidado elevadamente especial para que luzca en su mejor esplendor.

A continuación vamos a responder unas preguntas que creemos os servirán de ayuda a la hora de cuidar de un limonero.

Primero… ¿De dónde viene el limonero? Pese a que muchos creamos que es propio de nuestro clima mediterráneo, en realidad es una planta que procede del noroeste de la India. Su cultivo apareció en nuestras tierras a partir del siglo XI.

¿QUÉ ESPECIE ES LA MEJOR?

Como muchos de vosotros ya sabreís, existen decenas de variedades distintas de limonero, pero sin duda las más cultivadas en España son; la eureka, Cuatro Estaciones, el Mesero, el Lisbon o el Verna. Para nosotros, la mejor variedad para plantar en maceta pueder ser el Cuatro Estaciones. Este es un árbol de tamaño mediano y con pocas espinas.

¿QUÉ TENER EN CUENTA CUANDO LO COMPRE?

En el momento de la compra aconsejamos observar bien las hojas para detectar plagas o enfermedades.

¿DÓNDE LO PONGO?

Lo mejor es ponerlo en el exrterior y a pleno sol puesto que, todo cítrico que esté a la sombra no da frutos. Para el limonero las corrientes de aire ni el fríio inteso son buenos, por ello aconsejamos que, si vives en una zona de heladas frecuentes lo protejas con mallas.

¿CÓMO LO RIEGO?

El limonero necesita mucha agua, pero no tolera el encharcamiento, por lo que tenemos que evitar poner un plato debajo de la maceta. Lo ideal seria regarlo a diario en verano y dos o tres veces por semana en invierno.

¿CUÁNDO DEBO TRANSPLANTARLO?

Se transplanta una vez al año o cada dos años a una maceta de un tamaño un poco mayor de la que esta. Para hacer el transplante lo mejor es utilizar sustrato ácido que drene bien.

¿PUEDE PODARSE?

Puede no podarse, pero si no lo hacemos crece en exceso y llegará un momento en el que no podamos manejarlo. Suele aconsejarse que se pode una vez al año y en primavera, cuando haya pasado el riesgo de heladas.

 

 

¡Esperemos que os haya gustado! Como sabéis en Vivercid estamos especializados en el cítrico, así que si tienes más dudas puedes dejarnos un comentaro, estaremos encantados de responder 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *