¡La moda del color: el Phormium!

Los Phormium pueden usarse de manera aislada, para dar un toque diferenciador de color o en grupo, mezclando especies y variedades para crear un ámbiente único.

Se trata de un arbusto de rápido crecimiento, con una buena resistencia a la sequía, el calor, el frío y todo tipo de terrenos. Además, son plantas perennifolias, de forma que su color permanece durante todo el año. Al final de la primavera empiezan a dar flores, creadas por unas largas varas que sobresalen de toda la mata.

Para crear el ámbiente deseado en el jardín existen muchas variedades de phormium. Pueden ser diferenciados por sus alturas.

Phormiums como Sundowner o Apricot Queen pueden llegar a alcanzar los 2 metros de altura. Los más altos.

 

Entre las altura de 75 – 100 centimetros tenemos los phormiums; Pink Panther o Jester.

Phormium Austral Jester

 

De 50-75 centímetros, tenemos el Platts Back, de hojas de color gris grafito, uno de los más oscuros, ideal para contrastes, el phormium Duet , de tonos verdes con bandas blanco crema en los bordes. O Evening Glow, que tolera mejor la semisombra.

Phormium Platts Black

 

 

Por último, tenemos los phormiums enanos, de unos 20 – 50 centímetros. Entre ellos destacan la variedad Surfer, de hojas erguidas en tonos verdes y puntas bronce.

Recordar que, aunque son plantas muy resistentes a los cambio, existen algunos cuidados que deberíamos tener en cuenta:

• Suelo: Necesitan un suelo profundo, rico y con buen drenaje, preferiblemente de estructura franca o francoarenosa. Sin embargo, se adaptan también a suelos pobres, pedregosos o, todo lo contrario, a suelos pesados, siempre que no retengan agua. Les van mejor los sustratos levemente ácidos (pH 5,6 a 6,8), pero hay variedades rústicas que no sufren si es ligeramente alcalino.

 

• Clima: Viven mejor en las regiones de clima oceánico (es oriundo de las costas de Nueva Zelanda), pero se adaptan bien a otros climas. Las variedades más rústicas toleran perfectamente el viento y el aire salino. Son capaces de soportar entre -6 y -10 grados, así como nevadas, sin que se produzcan daños en las raíces. Del mismo modo, aguantan el calor seco de los meses de verano.

 

• Situación: Lo más adecuado es plantarlos al sol, donde los colores serán más intensos. Los de tonos más claros van mejor en semisombra.

 

• Riego: Los Phormium agradecen los riegos periódicos durante los meses de mayor desarrollo (primavera y verano), pero también pueden soportar épocas de sequía, ya que sus tejidos son capaces de acumular una importante cantidad de agua que le sirve a la planta de reserva. Eso sí, para no sufrir bajo estas condiciones, e incluso pasar un verano entero sin riego, deberán ser variedades rústicas y estar bien establecidas y arraigadas en el suelo de plantación. El mejor riego para estas plantas que requieren poca agua es por goteo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *