LA MELISSA Y SUS MÚLTIPLES PROPIEDADES

La melissa es una planta aromática medicinal con un agradable sabor y propiedades sedantes, digestivas, diuréticas, antivirales y cicatrizantes, entre otras.

El uso medicinal de la la Melissa se conoce desde hace más de dos mil años. Desde la Antigua Grecia, ya se le atribuían propiedades para reforzar el corazón y usada como remedio para dolores psíquicos. El uso que le daban los árabes iba más orientado hacia combatir la depresión. En Suiza considerada “El elixir de la vida”. Por lo que no cabe duda que la melissa es utilizada y admirada desde hace muchos años.

La parte que se utiliza son las hojas y flores en su momento álgido de floración, que es el momento de mayor concentración de aceite.

Entre sus usos, propiedades y beneficios destacamos:

  • Actúa como un sedante suave, ayudando en situaciones de irritabilidad, estrés, episodios leves de insomnio, o taquicardias. Es un tratamiento natural, por lo que en situaciones más graves, como ansiedad o depresión, los herbolarios suelen combinar la melissa con otras hierbas  medicinales, como la pasionaria o las flores de azahar.
  • Gracias a sus propiedades diuréticas y tranquilizantes, la melissa se convertirá en el aliado de las personas hipertensas.
  • Destaca por sus propiedades digestivas y aperitivas, siendo realmente efectiva a la hora de combatir los desarreglos digestivos, la sensación de empacho, los espasmos gastrointestinales, la diarrea o la gastritis.
  • Estimula la producción de bilis y previene la formación de cálculos en la vesícula.
  • Sus propiedades antivirales ayudan a combatir la infección vírica, reduce la congestión de las vías respiratorias, indicada especialmente en caso de bronquitis y de herpes simple.
  • Efecto cicatrizante sobre heridas, llagas, rasguños y picaduras de insectos.
  • Además, la melissa es una gran aliada de la mujer. Alivia los trastornos de la menstruación y sus distintos síntomas.

Estos son solo algunos de los muchos usos medicinales, pero también es utilizada como planta culinaria, siendo sus hojas usadas como condimento en guisos de carne y pescado, o en ensaladas, aportando su característico aroma alimonado.

Como curiosidad, melissa significa “miel” en griego. El aceite esencial desprende un aroma similar al de las hormonas de las abejas durante el apareamiento, por eso, los apicultores plantan melissa cerca de las colmenas cuando quieren obtener un nuevo enjambre.

Pero si aún no te has convencido… La melissa también alivia los gases, previene el mal aliento y el mal sabor de boca 😉

¿Aún no la tienes en tu jardín? No lo pienses más, pues requiere muy pocos cuidados y es fácil de cultivar.

Esta planta aromática y muchas más la puedes encontrar en nuestro catálogo. Pero si lo que realmente te preocupa es qué árbol frutal escoger para tu jardín, no te pierdas este blog!

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: