LA FLOR DE PASCUA, LA ESTRELLA DE NAVIDAD

Cuenta la leyenda…

Una vieja leyenda de los aztecas cuenta que esta planta de luminosas brácteas rojas surgió de una trágica historia de amor. Las gotas de sangre del corazón roto de una diosa azteca dieron lugar a la Poinsettia. Los aztecas apreciaban la planta que adornaba las tierras tropicales durante los días cortos del invierno por su decoración y, aún más, por sus beneficios prácticos. Llamaban a la estrella de Navidad “Cuetlaxochitl” en su lengua. Con sus brácteas, hacían un pigmento rojo que usaban para los textiles y para la cosmética. La savia lechosa de la Poinsettia se procesaba para convertirla en un medicamento antitérmico.

Hoy en día la Poinsettia (Euphorbia Pulcherrima), más conocidas como Flor de Pascua o Flor de Navidad, se ha hecho esencialmente imprescindible en el período previo a la Navidad y en la propia Navidad, en distintos tamaños, como arbusto o tallo alto, como objeto decorativo o bien como regalo. Sus grandes brácteas son lo que convierten a la Poinsettia en la planta, en maceta, más popular del mundo.

 

 

No es casualidad que las Poinsettias se adornen con colores atractivos, especialmente en la época navideña. La formación de flores y brácteas vistosas, es decir el cambio de crecimiento vegetativo con únicamente hojas verdes al crecimiento generativo, sólo se produce durante el día, y por lo tanto la luz, dura menos de 12 horas. En Europa Central, esto ocurre desde principios a mediados de septiembre. Cuando empieza a formarse la flor (inducción), todavía faltan de siete a nueve semanas para que la Poinsettia llegue a las tiendas con su habitual esplendor y llena de color. Los jardineros de la estrella de Navidad no dejan nada al azar, en este sensible período de desarrollo, para que las estrellas florezcan cada año de nuevo a tiempo para la época del Adviento y la Navidad; y adoptan elaboradas medidas de jardinería. En el invernadero, se aseguran de que la duración del día y la temperatura sean constantemente “las correctas” y poder crear así unas condiciones de vegetación fiables para la Poinsettia. Esto significa que las plantas se ponen extraordinariamente rojas en el momento adecuado y pueden ofrecer a sus fans un Adviento y una Navidad llenos de color.

Con su marcha triunfal por todo el mundo, la Poinsettia ha reafirmado su posición como auténtica estrella. Hoy en día, pueden encontrarse más de 100 variedades, con múltiples colores, formas y tamaños distintos, así como un número infinito de opciones de decoración, obteniendo un triunfo tras otro. ¡Y todavía queda mucho trecho para esta ilustre carrera!.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *