Aloe vera, la planta que cura

El Aloe vera es una planta que se utiliza, tradicionalmente, en la medicina natural para aliviar y curar heridas o quemaduras porque su savia tiene propiedades cicatrizantes, analgésicas, antibióticas, antiinflamatorias y estimulantes del crecimiento celular. La manera tradicional de usarla consiste en cortar una hoja y frotarla directamente sobre la herida que tenemos, así se desprenderá directamente el liquido por nuestra herida.

En dermatología es recomendado en casos de heridas, quemaduras, eccemas o laceraciones de la piel, y en la dermatitis en general.

También se utiliza en cosmética para preparar cremas de belleza, champú, gel de baño o tonificantes y reafirmantes para la piel.

En la medicina alternativa puede utilizarse en infusión como digestivo y purgante. Aunque si no tenemos clara la variedad lo idóneo es preguntar antes a un médico puesto que, si le damos un mal uso puede resultar fatal.

Normalmente, la variedad que encontramos en los centros de jardinería es la variedad con fines medicinales o para elaborar cremas para la piel.

Aspectos que hay que tener en cuenta

Si existe una planta resistente, esa es el Aloe vera, pues es capaz de persistir enfermedades, plagas y falta de luz o agua.

Aunque es una planta muy resistente, si nos disponemos a comprar esta planta es conveniente fijarse si la base de las hojas de la planta están turgentes. Si no es así, significa que la planta está un poco flácida y esto es síntoma de exceso de agua.

Ahora enumeraremos algunos detalles para su mantenimiento:

  1. Abono: Hay que abonar el Áloe vera tres o cuatro veces al año, en primavera y a finales de verano.
  2. Riego: Al ser una planta suculenta sus hojas le surven como reserva de agua. Sin embargo, para que no sufra y tengamos una planta bella lo mejor es regarla dos o tres veces por semana. en invierno, bastará hacerlo una vez por semana.
  3. Transplantar: Es mejor hacerlo en los meses cálidos.Es importante saber que si la transplantamos cuidemos de sacarla de la maceta con el cepellón intacto, por eso muchas veces la gente suele romper la maceta directamente, así no dañamos la planta.
  4. Lugar: Podemos ponerlo tanto en interior como en exterior. Si está en exterior cuando bajen mucho las temperaturas es conveniente entrar la planta al interior. Si está en el interior es mejor ponerlo cerca de una ventana para que le de un poco el sol.

Si quieres saber más sobre plantas médicinales puedes entrar en nuestro post de El tomillo: remedio natural para la salud digestiva.

 

Deja un comentario

Scroll to top
A %d blogueros les gusta esto: